fbpx
Visítanos en las redes sociales

Gastronomia

El icónico Café de la Parroquia de Veracruz, testigo de la historia de México

Publicado

el

El Icónico Café De La Parroquia De Veracruz, Testigo De La Historia De México El Tradicional Café De La Parroquia, Ubicado Frente A La Imponente Catedral De Veracruz, Es Uno De Esos Lugares Emblemáticos Que Todo Viajero Debe Visitar Al Menos Una Vez En La Vida. Fundado En 1808, Este Café Jarocho No Solo Ha Presenciado Algunos De Los Momentos Históricos Más Importantes De México, Sino Que Se Ha Convertido En Símbolo Del Caluroso Recibimiento Y La Hospitalidad De Los Veracruzanos. Https://Larevistadelsureste.com

El tradicional Café de la Parroquia, ubicado frente a la imponente Catedral de Veracruz, es uno de esos lugares emblemáticos que todo viajero debe visitar al menos una vez en la vida. Fundado en 1808, este café Jarocho no solo ha presenciado algunos de los momentos históricos más importantes de México, sino que se ha convertido en símbolo del caluroso recibimiento y la hospitalidad de los veracruzanos.

De tienda a icónico café: más de 200 años de tradición

Inicialmente una tienda de abarrotes y café ubicada estratégicamente frente a la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción (hoy Catedral de Veracruz), el negocio pasó a llamarse Café de la Parroquia a partir de 1858. Desde entonces, se ha consolidado como punto de reunión, tertulia y escenario de eventos históricos.

Personajes ilustres como el compositor Agustín Lara y el expresidente Porfirio Díaz desayunaron allí, este último justo antes de partir a su exilio definitivo en Francia luego de la Revolución Mexicana.

El tradicional lechero jarocho que conquista paladares

Pero si hay algo representativo del Café de la Parroquia es su tradicional “lechero”. Se trata de una mezcla a partes iguales de café negro y leche caliente, cuya preparación todo un ritual: el cliente debe golpear su cuchara contra el vaso para que acuda raudo un mesero con dos jarras en alto. Desde allí, se deja caer la leche caliente para formar la ansiada espuma, mientras se dosifica a gusto la cantidad de café.

Acompañar el famoso lechero con dulces típicos como la gelatina de toronja o el delicioso pan de elote, se ha convertido en una auténtica experiencia gastronómica jarocha.

Sin duda, ir a Veracruz y no probar su lechero puede considerarse casi un pecado.